Para la siembra la empresa cuanta con una abonadora centrífuga. Se utilizan 200 kilos de semillas por hectárea de avena y cebada para hacer las alpacas de heno. 

    Para el abonado se emplea la misma sembradora, que en vez de lanzar semientes dispersa los granos de abono.Los abonos utilizados son de dos tipos: abonado de fondo y de cobertera.Como abono de fondo emplea dos tipos: Urea y un 10-30-0. El abono 10-30-0 de fondo se aplica cada 2 años, en una dosis de 200 kg por hectárea.

    El abono Urea enriquecida con azufre y magnesio la aplica entre los meses de enero y febrero, y ha observado su acción como liberador de los cationes retenidos por el complejo de cambio del suelo. El abonado de cobertera, un abonado nitrogenado, lo aplica en primavera.

    

    En la explotación cuentan con diferentes aperos de labranza según el trabajo que se vaya a realizar.En las fotos aparecen: La práctica que realizamos para aprender a acoplar el arado al tractor. El interior de la cabina del tractor: mandos de control y pedales.

    Durante varios días estuvimos trabajando con el tractor, arando las diferentes zonas de siembra de la explotación. 

    En toda explotación agrícola es fundamental el uso de un tractor agrícola.El primer día de tractor nos explicaron el motor, su mantenimiento y manejo.

    En las fotos se pueden observar:

- El amortiguador de los contrapesos.

-Radiador de aceite y de agua.

-Equipo de aire acondicionado.

-Filtro de agua y de aceite.

-Decantador del agua.

-Botones de control de toma de fuerza y de brazos hidráulicos.

-Toma de fuerza.

-Enchufes hidráulicos.

    La veterinaria de la Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) a la que pertenece nuestro ganadero tiene que extraer sangre 1 vez al año al 25 % del total de cabras y crías, y a todos los machos de la explotación. La sangre se extrae del cuello.

    La veterinaria aprovecha el ordeño de las cabras para comprobar el crotal y apuntar la numeración en la pegatina del tarro de analítica de la sangre, en la que también figura el código de barras que también identifica la muestra.

    Todos los días, una vez finalizado el ordeño, se limpia la ordeñadora.Para limpiar el sistema de ordeño la explotación cuenta con un programador automático de lavado. El ganadero selecciona el tipo de lavado, la duración del mismo y la temperatura. Antes de poner el sistema a lavar se deben enroscar las pezoneras en sus copas de lavado, para que el circuito quede cerrado. 

    El programador de lavado lava primero con agua fría y sin detergente. Luego lava con agua caliente, a 70 º C, y utiliza detergente. Una vez terminado el lavado realiza un enjuague. Además utiliza un desincrustante 1 vez a la semana, para evitar problemas por la cal que contiene el agua en esta zona.